dijous, 2 de febrer de 2012

Artículo en Tándem. Didáctica de la Educación Física

Pérez Samaniego, V. (2012) Actividad física, inclusión y calidad de vida. Tándem. Didáctica de la Educación Física. 38,

Resumen:

La calidad de vida es un concepto multidimensional que combina aspiraciones personales y sociales, por lo que se trata de un marco apropiado para comprender el papel que puede desempeñar la promoción de la actividad físico-deportiva en la inclusión social. Si bien la actividad física tiene un alcance limitado para hacer frente a las desigualdades estructurales que están en la esencia de la exclusión social, la responsabilidad profesional obliga a contribuir en lo posible a la promoción de la actividad físico-deportiva en los colectivos socialmente desfavorecidos.

2 comentaris:

  1. Con relación a este articulo me gustaría relacionarlo con otro que insiste en la inclusión pero en el ámbito de la educación física escolar. Me parece un artículo interesante y con información útil para tratar el tema de la inclusión en la actividad física ya desde la escuela.

    En primer lugar, quiero decir que lo que hasta ahora se ha visto en las escuelas no se trata de inclusión, si no de integración. Se pretende que cada alumno haga lo que pueda sin cambiar el modelo, por el contrario, lo que ahora se intenta conseguir es adaptar el modelo a todos. Este es el camino para conseguir que todos podamos hacer actividad física.
    El articulo muestra las barreras que encontramos en los centros docentes para la participación y aprendizaje de los niños con discapacidad, como por ejemplo, la accesibilidad o la mala formación del profesorado en este aspecto. A continuación analiza la respuesta escolar que debe ocurrir ante esta situación y la aportación de la actividad física escolar en este proceso de inclusión.

    • Ríos Hernández M. (2009) La inclusión en el área de la Educación Física en España. Análisis de las barreras para la participación y aprendizaje. EF y el Deporte, n.º 9, 83-114

    ResponElimina
  2. Me gustaría comentar mi opinión acerca de este resumen correspondiente al artículo "Actividad física, inclusión y calidad de vida", publicado en este año 2012 y que tiene por autor a Víctor Pérez Samaniego.

    Primeramente, quiero expresar que mi opinión acerca de la inclusión en el ámbito escolar de la educación física. Al igual que mi compañero Jose Pedro, pienso que en la escuela, no se fomenta la inclusión de todos los alumnos sino que con la integración les basta. Digo esto porque, concretamente, en mi colegio, todavía existen barreras que perjudican la plena satisfacción de las personas que sufren algún tipo de discapacidad física, tanto barreras verticales como horizontales, siendo estas últimas las que menos perjudican.

    En lo referente a barreras verticales, no existe un cambio de cota confortable y segura en todos los sitios de mi centro educativo, lo que hace que todo el mundo no pueda disfrutar o pasar por todas las instalaciones. Si, hay algunas rampas, pero no las suficientes para el completo disfrute de todos. Tengo que decir que si existen elevadores o ascensores para que puedan subir las personas con alguna discapacidad física. En cuanto a las barreras horizontales, que son el uso de puertas y pasillos, tengo que decir que es un problema un poco menor porque por un pasillo debería de poder pasar cualquier persona que se encuentre en silla de ruedas, a no ser que sea demasiado estrecho, pero los diferentes e innumerables tipos de puertas hacen que no puedan abrir algunas de ellas debido al mecanismo, por ello, existe una clara exclusión social a estas personas.

    Dejando a un lado la experiencia vivida en mi colegio, quiero decir que responsabilidad, y en ello estoy completamente de acuerdo con Pérez Samaniego, de la inclusión social la tienen los profesionales que realizan las estructuras de los edificios y, en el ámbito educativo, los profesores.

    Para finalizar este comentario, debido a la diversidad de población, hay que ofrecer una variabilidad de oportunidades a todas las personas que sufren algún tipo de discapacidad, hay que realizar una equiparación de oportunidades para el disfrute y éxito de todas las personas, sin discriminación ni exclusión alguna, realizando adaptación mediante el desarrollo de productos de apoyo que disminuyan o anulen la discapacidad y haciendo los ajustes razonables para eliminar la desventaja y transformarla en equidad. Por último, quiero recalcar que todas las personas pueden realizar actividad física sin problemas, pero hace falta el compromiso de todos en igualdad y en no discriminar a los más desfavorecidos.

    ResponElimina